Información del proyecto

En 2015 el mercado cervecero barilochense ha crecido masivamente, de manera que la nueva competencia ha generado déficit.
Los dueños del local expresaron su descontento, por lo que se buscó generar un emblema que muestre su antiguedad incluyendo en el mismo la primer “Casa Bachmann” que forma parte del patrimonio histórico de la ciudad de Bariloche.
A su vez, se re-diseño la remera para participar en el “Paseo de las Picadas” donde la competencia es directa, ubicándose todos los puestos por la noche sobre una misma calle. Debido al horario nocturno, se optó por el color blanco en las remeras.